Gracias a los lectores

En febrero de este año se van a cumplir 5 años de mi último post en este blog. A pesar de esta larga inactividad, todavía sigue sorprendiéndome la cantidad de personas que aún visitan este sitio.

Debo reconocer que mas allá del contenido. la ayuda incondicional de blogs amigos,  nombrando a Simple y Productivo en la lista de sus sitios recomendados, ha generado interés en muchos de sus lectores a pasar por aquí.

Eso me reconforta y me  inspira a retomar nuevamente mi actividad en el blog.

Hoy es el primer día del 2016. Y que mejor proyecto para este año es reactivar Simple y Productivo.

No quiero hablar ahora de cantidad de artículos y frecuencia. Solo de recomenzar el camino  junto a ustedes en este proyecto que nació allá por el 2010.

Podemos hacerlo.

¡Feliz 2016!

 

 

 

La ley de los 2 minutos

La mayorìa de los que implementamos técnicas de productividad en nuestra vida conocemos la Ley de los 2 minutos. Personalmente puedo decir que la utilizo a menudo y me ha reportado grandes beneficios al momento de eliminar tareas en mi agenda.

Pero no voy a ser yo quien explique de que se trata.  Jeroen Sangers, autor de El Canasto, unos de los mejores blog de productividad en español, nos explica mediante el siguiente video en que consiste esta práctica ley.

 

 

PD: El video dura más de 2 minutos…😛

Retornando

Despues de casi un mes sin postear, he decidido volver al ruedo. Pero solo para dar comienzo a un nuevo año en Simple y Productivo.

Sí, ya sé, el año comenzó hace 26 días. Pero unas pequeñas vacaciones no se le niega a nadie. Así que, a poner primera.

Tengo muchas cosas dando vueltas en mi cabeza para volcar en el blog. Estaré escribiendo en poco tiempo. Mientras esperan, tal vez les interese repasar viejos post, o visitar a nuestros amigos minimalistas y productivos de la columna derecha bajo “Enlaces”. Van a disfrutar mucho de su lectura. (Prometo engrosar la lista de enlaces, ya que siguen creciendo los sitios con buena info sobre estos temas).

Nos vemos pronto. ¡Bye!

 

Cerrando el 2010, conclusiones

Se termina el 2010, y es tiempo de revisar nuestros logros, nuestras vivencias y experiencias, nuestras metas cumplidas y aquellas que no pudimos concretar. Tiempo de revisión y de reflexión.

En lo personal y como ya lo he comentado en un post anterior, el balance ha sido positivo. Sin embargo estoy consciente que algunas de las metas que me propuse cumplir han quedado como una deuda pendiente. Y creo que esto es un proceso normal cuando uno comienza a hacer cambios en su rutina de vida.

No creo poder llegar a ser 100 % minimalista ni productivo. Todavía no he aplicado la regla de “vivir con menos de 100 cosas”, aunque la práctica del minimalismo me ha ayudado a reducir gran parte de mis pertenencias

Tampoco me siento un fanático de la productividad, sin embargo métodos mas sencillos que GTD, como Autofocus,  la regla de los dos minutos o la técnica Pomodoro han puesto orden en mis actividades diarias.

Y a pesar que uno tiene a mano las herramientas necesarias para poder ser una persona altamente productiva, siempre nos encontramos con nuestra propia naturaleza de procastinar y dejar de lado las tareas más relevantes. Dejamos de ser productivos

Lo que más importa es estar conscientes de nuestras limitaciones personales (todos sin excepción las tenemos y el que no las tenga que tire la primer piedra) y trabajar para reeducar ese aspecto flaco que tantas veces nos tira para atrás y pone piedras en nuestro camino para alcanzar las metas que nos propusimos concretar.

La productividad me ha ayudado a ordenar mi vida y mis hábitos. Gracias al minimalismo he comprendido la razón de vivir una vida simple y sin complicaciones, centrándome en lo esencial y lo práctico.

Pero el camino recién comienza.

EL 2011 trae nuevos desafíos y compromisos. La necesidad de seguir en este camino. Sin exigencias ni obligaciones forzadas. Solo continuar con lo que comencé en este año que ya termina. Poder superarme día a día, mejorar mis hábitos, simplificar más aun mi vida y cumplir mis metas.

Quiero agradecer a todos los que acompañaron a Simple y Productivo durante este año. Ya sea desde sus comentarios como también desde la lectura de los artículos. No voy a incluir nombres ya que no quiero ser injusto y olvidarme mencionar a alguien. Estoy muy feliz con lo que ha generado este espacio y ustedes han tenido que ver mucho con esto. Gracias totales.

Mi deseo de que finalicen el 2010 con alegría, compartiendo con los suyos el comienzo de un nuevo año repleto de felicidad . Que se cumplan todas sus metas.

Nos vemos en el 2011.

Felicidades!

Beber agua, un hábito saludable

En el hemisferio sur comenzó el verano. Y aquí en Buenos Aires sí que se está haciendo sentir. Desde comienzos de semana la temperatura no ha bajado de  los 32° C promedio, con picos de 37° C el día de ayer. En el momento que estoy escribiendo este post, la temperatura es de 31° (mediodía).

Con el calor, viene aparejado un gran consumo de líquidos, para apagar nuestra sed y mantener a nuestro cuerpo en equilibrio.

Eso me hizo pensar acerca de lo mal que se “toma”. Así como existe la comida chatarra, también está la bebida chatarra. Bebidas gaseosas con alto porcentaje de azúcares y químicos, la famosa Coca Cola (que según el mito popular sirve para aflojar tornillos imposibles), jugos en polvo con componentes de nombres extraños, bebidas alcoholicas de dudosa calidad, y sigue la lista.

La pregunta es ¿somos conscientes de lo que tomamos? ¿Aportan beneficios el consumo de estas bebidas como un hábito diario?

Durante mucho tiempo me ha costado mantener una conducta ordenada en cuanto a que tomar y que ésto sea beneficioso para mi cuerpo. Muchas gaseosas, jugos preparados (tipo Tang), algo de bebidas alcohólicas (solo en reuniones sociales), pero muy poca agua.

Hace ya unos meses decidí cambiar mis hábitos respecto a este tema. Prácticamente he dejado las bebidas gaseosas y jugos artificiales por el agua. Ah, todavía mantengo el habito de unas cervecitas (siempre con moderación) cuando me junto con mis amistades, es mi permitido.🙂

Y puedo decir que se sienten los beneficios.
Trato de mantenerme en los dos litros de agua diarios, aunque según las circunstancias, como este agobiante calor que estamos padeciendo por estos pagos, la cantidad aumenta considerablemente.

Investigando  más a fondo sobre este tema, encontré en la web  algunas cosas importantes para tener en cuenta a la hora de tomar agua: sus beneficios, algunos aspectos para desarrollar el hábito de una manera simple y efectiva y algunos consejillos que pueden ayudar.

 

Los Beneficios del Agua

Piel más sana, limpia y sin arrugas. El agua representa el 70% del peso de las células, por lo tanto tomando agua se fortalecen las células de la piel, logrando humectarla, limpiarla y mantener su elasticidad (retrasando la formación de arrugas).

Bajar de peso. Ya vimos que con la cantidad de azucares que tiene la Coca-Cola, gran parte de nuestra gordura se la debemos a “la bebida rojiblanca”. En cambio el agua es recomendada en la mayoría de las dietas como uno de los factores principales por lo siguiente:

– Principalmente elimina el apetito.

– Con la suficiente cantidad de agua, los riñones se encargan de que la grasa que comemos, en vez de ser guardada en el cuerpo, sea usada como energía (o sea, con el tiempo, eliminada). Sin lo necesario, esa tarea la termina haciendo el hígado. Por lo tanto el hígado termina haciendo a medias una tarea, y descuidando otras para las que en realidad fue hecho.

– El cuerpo cuando nota que falta agua, guarda lo mejor que puede ese agua que le queda. Guarda afuera de las células y eso produce una “hinchazón” en el cuerpo (“estoy hecho una morsa!”). Lo mejor para ésto es darle agua como para que sepa que tiene, y que no guarde innecesariamente. O sea, para evitar guardar agua, hay que tomar más agua.

Mejor rendimiento Físico. Es recomendado tomar agua antes y después de alguna actividad o ejercicio físico para evitar, por ejemplo, calambres. El agua lubrica mejor las articulaciones y mejora la resistencia de músculos y ligamentos.

Por otro lado, ayuda a mantener los músculos tonificados y ayuda a evitar la flacidez de la piel de la persona que acaba de bajar peso (digamos, no te cuelga más una bolsa de piel abajo del brazo).

El agua funciona de “anti-acné”. Elimina toxinas, desechos del cuerpo y grasas, y mejora las defensas del cuerpo, por lo tanto ayuda a mejorar la salud y belleza del cuerpo en general, evitando enfermedades e infecciones.

Te mantiene despierto y lúcido. En el día a día, tu cuerpo pierde agua a través de la transpiración, la “orina”, la simple respiración, o hasta las lágrimas. Eso produce una deshidratación por lo menos mínima (pero deshidratación al fin), que puede llevar a problemas de atención, desgano (por falta de energía), cansancio, dolores de cabeza y hasta mal humor.

La solución: Obviamente, tomar agua para recuperar eso que perdimos.

Y varias cosas más… Como pueden ser evitar la “constipación”, regular la temperatura corporal, y una larga lista de etcéteras.

 

Cómo beber más agua cada día

Determina cuanta agua necesitas. Seguramente has escuchado que una persona normal necesita dos litros de agua por día pero la verdad es que la cantidad de agua que uno necesita varía de persona a persona. Una buena forma para determinar la cantidad de agua que deberías tomar es dividir tu peso(en libras) entre dos. Por ejemplo, si pesas 150 lbs. debes tomar 75 onzas de agua diariamente. Calculando lo mismo en kilos y litros debes dividir tu peso entre 30. Así, una persona que pese 70kg. necesita cerca de 2.3 litros por día

Registra la cantidad de agua que tomar diariamente. Haz esto por algunos días. Si encuentras que estás tomando menos agua de la recomendada, entonces intenta seguir los siguientes consejos.

Lleva una botella de agua u otro recipiente a cualquier lugar al que vayas. Después de un tiempo verás como tomas agua de manera instintiva y sin pensarlo.

Mantén un vaso de agua cerca de tí siempre que vayas a pasar mucho tiempo en el mismo lugar, por ejemplo en tu escritorio, frente a la computadora, de modo que siempre puedas beber de él.

Llevar un reloj digital y ajusta la alarma para que suena cada hora. Usa esto como un recordatorio para servirte un vaso de agua. Si bebes solamente 180 ml (6 onzas) por hora, al final del día habrás consumido 1.4 litros (48 onzas) al final de una jornada laboral de ocho horas.

Consigue un sistema de purificación de agua. El agua purificada sabe muy bien y puede hacer que el beberla sea más agradable. Ten cuidado, pues acostumbrarte al agua purificada puede significar que el agua entubada sepa mal en tu boca.

Consejos

Excepto en raros casos, no es necesario comprar agua embotellada. Las compañías que se dedican a vender de agua mantienen un interés comercial al tratar de hacernos ver que el agua que proviene del sistema de cañerias es mala para la salud. Sin embargo, hay que tener en cuenta las impurezas y químicos adicionados que existen en el agua de caño han sido relacionados con transtornos crónicos de la salud. Hervir el agua antes de beberla o usar un buen sistema de filtrado puede ayudar a reducir estos riesgos.

En vez de bebidas gaseosas, toma un vaso de agua. Puede que no tenga tanto sabor, pero es mucho más saludable que tomar casi diez cucharillas de azúcar blanca. Es además más barata, especialmente el agua que no es embotellada.

Si no puedes con el sabor del agua, intenta adicionarle un poco de jugo de frutas o el jugo de un limón, solamente lo suficiente como para que sientas un cambio en el sabor. Tener el agua refrigerada también puede ayudar a mejorar su sabor.

Beber un vaso completo de agua en la mañana al despertar ayuda a despertar el cuerpo y la mente. ¡Así que empieza el día con agua!

El agua ayuda a que te veas bien. El agua que ingieres ayuda a que tus riñones eliminen las impurezas mucho más rápidamente, lo cual significa que tendrás una piel mucho más clara, suave y joven.

El hambre puede ser controlada con agua. Bebe un vaso de agua fría 20 minutos antes de las comidas. El frío hace que tu estómago se encoja un poco, con lo que la sensación de estómago lleno vendrá más rápidamente. Algunos nutricionistas mencionan que sólo debemos beber agua 20 minutos antes de las comidas y 1 hora después. La teoría menciona que los jugos digestivos deben mantenerse sin diluir para que puedan digerir apropiadamente los alimentos.

Cada vez que pases por una fuente de agua o un depósito público de agua, toma un sorbo o dos.
Incrementa gradualmente la cantidad de agua que consumes diariamente. Por ejemplo, puedes empezar por un litro de agua al día y tratar de terminar con la cantidad recomendada, en el transcurso de la semana. Incrementa esta medida un poco cada día.

Haz la solemne promesa de solo beber agua durante un mes. Una vez que tu cuerpo se acostumbre a ella, será difícil para tí no beber suficiente agua. Además, para finales del mes el agua empezará a saber deliciosa. No hay trampa en esto.

Para obtener los vasos necesarios de agua, digamos 8, coloca 8 bandas para el cabello o algo similar en tu mano derecha. Cada que tomes un vaso de agua, pasa una de las bandas a tu mano izquierda. El objetivo es tener las ocho bandas en la mano izquierda antes que termine el día.

Si vas a beber agua fría, trata de hacerlo de un vaso de vidrio. Los vasos de plástico o de papel no mantienen el agua fría de la misma manera que el vidrio, así tu agua estará fría y deliciosa por más tiempo.

Si acostumbras comprar agua, quizá te resulte más económico adquirir “containers” de agua de 20 litros o más que botellas de 750 cc.

Advertencias

Incrementar la ingesta de agua puede provocar que te levantes en la noche para ir al baño. Para evitar este indeseable efecto puedes dejar de tomar agua unos cuantas horas antes de dormir o asegurarte de visitar el baño antes de acostarte.

Tomar suficiente agua es esencial, pero el consumo en exceso puede producir problemas en algunas personas. Ciertas personas con problemas cardiacos, presión alta o hinchamiento de la parte baja de las piernas deben evitar el exceso de agua. Si tienes un historial de problemas renales o especialmente si has tenido un trasplante, debes consultar a un médico antes de incrementar la ingesta de fluido.

No debes tomar demasiada agua mientras comes; esto puede producir que los ácidos de tu estómago se diluyan, lo cual puede producir problemas digestivos.

Si vives en un lugar caluroso, entonces debes incrementar la cantidad de agua.

Siempre consulta con tu médico de cabecera, sobre los problemas que la ingesta de agua te produzcan o cualquier otra consulta referida a ésta…

Cosas que necesitarás

  • Agua
  • Una botella en caso necesites llevar agua a los sitios donde acostumbras estar (opcional).
  • Reloj con cronómetro.
  • Material para anotar
  • Un vaso.

 

Así que no hay excusa. ¡A tomar agua se ha dicho!

 

Extraido de WikiHow

Baja un cambio

 

Estoy de vuelta. Ya hace más de un mes que no posteo. Y estaba extrañando mi participación en el blog.

Pero estoy de paso.  Encontré este relato (real) en la web y me pareció que sería muy bueno compartirlo con mis lectores.

Una historia para reflexionar.

 

Washington DC, estación metropolitana del metro, en una fría mañana de 2007.

El hombre del violín tocó seis piezas de Bach por aproximadamente 45 minutos. Durante ese tiempo, cerca de 2000 personas pasaron por la estación, la mayoría rumbo a sus trabajos.

A los 3 minutos un hombre de edad mediana notó que había un músico tocando. Enlenteció su paso y se detuvo por unos segundos, para luego apurarse para cumplir con su horario.

A los 4 minutos, el violinista recibió su primer dolar: una mujer arrojó la moneda en el sombrero y, sin detenerse, siguió caminando.

6 minutos: un hombre joven se recuesta contra la pared para escucharlo, luego mira su reloj y comienza a caminar nuevamente.

10 minutos: un niño de tres años se detiene pero su madre tironea de él apuradamente. El niño vuelve a detenerse para ver al violinista, pero la madre tira con más fuerza y lo obliga a seguir caminando, aunque sin dejar de dar vuelta la cabeza todo el tiempo. Esta acción fue repetida por muchos otros chicos. Todos los padres, sin excepción, forzaron a sus hijos a seguir caminando rápidamente.

45 minutos: el violinista tocó continuamente. Sólo 6 personas se detuvieron a mirarlo por un rato. Unas 20 le dejaron dinero pero continuaron su camino al mismo ritmo en que venían. El hombre recolectó un total de 32 dólares.

1 hora: el hombre terminó de tocar, y en lugar de la música hubo ruidos y silencio. Nadie lo notó. Nadie aplaudió, no hubo ningún tipo de reconocimiento.

Nadie lo sabía, pero el violinista era Joshua Bell, uno de los más grandes músicos del mundo. Tocó una de las más intrincadas piezas jamás escritas, en un violín valuado en 3,5 millones de dólares.

Dos días antes, Joshua Bell agotó las localidades de un teatro en Boston, con entradas que promediaban los 100 dólares.

La interpretación de Joshua Bell en el metro como incógnito fue organizada por el Washington Post como parte de un experimento social acerca de la percepción, gusto y prioridades de las personas.

La pregunta que se hacían: en un contexto común, pero a una hora inadecuada, ¿percibimos la belleza? ¿Nos detenemos a apreciarla? ¿Reconocemos el talento en un contexto inesperado?

Una posible conclusión al experimento podría ser la siguiente: si no tenemos un momento para detenernos a escuchar a uno de los mejores músicos del mundo, tocando algunas de las más bellas melodías escritas, con uno de los instrumentos más maravillosamente hechos… ¿cuántas otras cosas nos estamos perdiendo?

Bajá un cambio. Estás yendo demasiado rápido.

 

Visto en Atchús